El Ayuntamiento de Cádiz, vecinos de Segunda Aguada y la estación de servicios buscan soluciones al problema del estacionamiento indebido en la gasolinera

Cádiz, a 9 de junio de 2016. El concejal delegado de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Cádiz, David Navarro, y el superintendente de la Policía Local de Cádiz, Juan Manuel Padilla, se han reunido en esta semana con miembros de la junta directiva de la Asociación de Vecinos Segunda Aguada y con un representante de la empresa que gestiona la estación de servicio que se ubica en el barrio con objeto de buscar soluciones el problema que se genera en la propia gasolinera como consecuencia del estacionamiento indebido que realizan diariamente numerosos conductores en el suelo de este recinto.

Así, durante el encuentro se concretaron posturas, y el portavoz de la empresa se comprometió a ejecutar una serie de obras de mejora en las instalaciones del área de servicio con el fin de evitar que los vehículos continúen aparcando fuera del espacio autorizado, obstaculizando en muchas ocasiones el abastecimiento de los depósitos de combustible por parte de los camiones cisterna. Asimismo, solicitó colaboración tanto a la Policía Local, para que se realicen labores de vigilancia en la zona, como al Ayuntamiento gaditano, para que proporcione los medios humanos y materiales necesarios con los que salvaguardar la seguridad de esta estación de servicio que tiene una gran afluencia de usuarios.

Por otra parte, el concejal de Participación Ciudadana del Consistorio gaditano, Adrián Martínez Pinillos, se reunió ayer con la nueva junta directiva de la asociación vecinal Viento de La Caleta, del barrio El Balón. En esta primera toma de contacto, los representantes de la entidad han comunicado al edil los principales problemas que atisban en el barrio, como la falta de conexión con la red de autobuses urbanos, la acumulación de edificios públicos vacíos y en deficiente estado de conservación y mantenimiento, y la necesidad de reactivar el comercio, que se ha visto perjudicado por el traslado de la Escuela Superior de Ingeniería al Campus de Puerto Real así como por la falta de actividad en esos edificios públicos, como son el Olivillo y la Escuela Náutica.

Tras conocer los problemas y reclamaciones planteados por la directiva de Viento de Levante, Martínez de Pinillos les aseguró que la asociación va a recibir la subvención solicitada por la anterior ejecutiva. Y asimismo, sugirió a los nuevos representantes vecinales que se reúnan con otras asociaciones y colectivos del barrio para darse a conocer, aunar esfuerzos y plantear propuestas conjuntas encaminadas a reactivar esta zona del casco histórico de la ciudad. La entidad Viento de La Caleta cuenta actualmente con 30 socios.

      Cádiz, a 9 de junio de 2016