El Ayuntamiento realiza un tratamiento de urgencia a cuatro ejemplares de árboles catalogados con el máximo grado de protección

Cádiz, 4 de octubre de 2021. El Ayuntamiento de Cádiz, a través del Área de Medio Ambiente, ha realizado un tratamiento de urgencia a cuatro ejemplares de árboles de la ciudad catalogados con el máximo grado de protección, esto es, grado 0. En concreto, se trata de tres ejemplares de araucarias, dos de ellos ubicados en la plaza de Candelaria y un tercero en la Alameda, así como del ficus macrophylla situado en la Avenida San Severiano que presenta proceso de atrincheramiento o bajada de copa.

En el caso de las araucarias, se ha actuado con motivo del fenómeno denominado ‘caídas de ramas de verano’ y que ha ocasionado el desplome de varias ramas en los últimos meses, por lo que esta vallada la zona en la que se encuentran. Ya el pasado mes de junio se inició un plan de control y seguimiento de una de las araucarias de la plaza Candelaria. Para ello se contó con la presencia de un podador experto en técnicas de trepa para poder acceder a las partes más altas del árbol con objeto de visualizar las ramas rotas, cortando muestras de los tocones de las mismas, y analizando detenidamente las inserciones y los posibles motivos del colapso.

Con ello, se observó que el estado general del árbol no era homogéneo, ya que presentaba pocas brotaciones jóvenes y un color del follaje menos intenso, aunque contaba con una vitalidad suficiente como para pensar que no estaba comprometida la vida funcional del ejemplar. Eso si, daba indicios de que sus reservas eran limitadas. Todo conducía a una deshidratación del árbol que podría motivarse por una primavera con temperaturas muy por encima de la media -las condiciones ambientales deseables para esta especie no deben superar los 27° C-  y la escasez de precipitaciones, que no superaron los 15 litros/m2 en toda la estación. La araucaria se trata de una especie vegetal que no se siente cómoda ante temperaturas muy elevadas ni largos periodos de sequía.

Dicho esto, y teniendo en cuenta el comportamiento de la especie y sus mecanismos para evitar la deshidratación, desde el Área de Medio Ambiente consideran que lo más probable es que, como las condiciones ambientales se han prolongado en el tiempo, la araucaria está débil y seguirá arrojando de forma paulatina las ramas que se han secado, aunque esto debe cambiar con la bajada de las temperaturas y el aumento de las precipitaciones.

Desde el Área de Medio Ambiente apuntan que todas las actuaciones realizadas se han basado en experiencias anteriores y con el asesoramiento de biólogos expertos en tratamientos fitosanitarios en arbolado de parques y jardines públicos. Así, se han realizado algunas acciones concretas que han consistido en el enriquecimiento del suelo y en duchas hidratantes.

La concejala del ramo, Rocío Sáez, apunta que estas actuaciones demuestran “lo que siempre hemos defendido sobre nuestro compromiso con el patrimonio verde de la ciudad, y es que está marcado por dos premisas fundamentales, la protección del arbolado y la seguridad de la ciudadanía»

“Lamentablemente la situación que vienen sufriendo las araucarias de Cádiz es un efecto tangible de los efectos que está teniendo el cambio climático sobre la naturaleza, con lo cual, más allá de estos tratamientos de urgencia e imprescindibles, tenemos que seguir planteándonos nuestro compromiso ineludible como ciudad en la lucha contra el cambio climático, algo en lo que este Ayuntamiento está demostrando una implicación notable y continuada», ha subrayado al respecto.

Asimismo, Sáez ha señalado que cuando se iniciaron los tratamientos y se valló la zona “dimos conocimiento de lo sucedido a la asociación de vecinos Cádiz Centro para que diera traslado al vecindario. No obstante, como se está alargando en el tiempo y son zonas muy concurridas, hemos visto conveniente explicarlo públicamente para que llegue a toda la ciudadanía y prime la precaución”.

Cádiz, a 4 de octubre de 2021