Cádiz con el Castillo de San Sebastián en primer término

Sobreseído el caso en el que se acusaba de un delito de odio al Ayuntamiento de Cádiz por cancelar un ciclo de cine israelí

Cádiz, 20 de diciembre de 2019. La magistrada-juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Cádiz, María del Carmen Fornell, ha dictado un auto en el que acuerda el sobreseimiento de las actuaciones en el marco del caso en el que la organización Acción y Comunicación sobre Oriente Medio (ACOM) acusaba al Ayuntamiento de Cádiz de promover la discriminación por la cancelación de un ciclo de cine israelí en 2017.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Cádiz secunda así la petición de sobreseimiento de la causa que ya había realizado la Fiscalía. En el auto, la magistrado-juez expone que “la supresión del ciclo de cine israelí no trae causa en motivos antisemitas o de exclusión por motivos de nacionalidad, ni se atisba en él desprecio a normas elementales de convivencia o dignidad de la persona”. Por tanto, considera que no existe “discurso de odio” tal y como defendían los demandantes.

Además, el auto fundamenta igualmente la inexistencia de un delito de prevaricación en la decisión tomada de cancelar el ciclo de cine israelí, toda vez que sobre la decisión pesa otra de la Junta de Gobierno Local en fecha 12 de agosto de 2016 en la que, por unanimidad, se concretó la adhesión del Ayuntamiento de Cádiz a la campaña ELAI, destinada a alcanzar un comercio justo y un consumo responsable, promoviendo la no adquisición de productos cultivados o elaborados en condiciones de apartheid en los territorios ocupados por Israel y expropiados ilegalmente al pueblo palestino. La medida que adoptó el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz para suprimir el ciclo de cine israelí estaba inspirada como se ha indicado en la adhesión del Consistorio a la campaña ELAI, enmarcada en el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanción (BDS), que está promovida por diversas entidades internacionales.

Tanto el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz como la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en Cádiz, que también había sido acusada en la misma causa, han saludado el sobreseimiento y que se haya impuesto “la sensatez, la lógica, la libertad y el respeto por los derechos humanos”.

El alcalde de Cádiz, José María González, saluda el sobreseimiento de la causa y considera que se trata de la decisión “lógica” en un sistema democrático. “Lo que se demuestra que no tenía ningún sentido era la admisión a trámite de la querella, que ha obligado a una exposición mediática de un tema, como se ha comprobado, sin el menor recorrido”.

Al hilo, González indica que la cancelación del ciclo de cine israelí “no se trataba de un acto de odio, sino de un acto de amor, defensa y respeto por los Derechos Humanos”. “Se enmarca en la defensa de la libertad del pueblo palestino, en el rechazo a la ocupación ilegal israelí y el apartheid, tal y como señalan las resoluciones internacionales que sostienen esta realidad”, apunta.

De hecho, recalca que “con esta decisión judicial se constata y se evidencia que el BDS no es un movimiento que incite al odio, sino todo lo contrario: se trata de un movimiento que lucha contra todas las formas de racismo y discriminación, incluyendo el antisemitismo y la islamofobia”. “Las instituciones tienen el derecho y deber de proteger los derechos humanos, y eso es lo que está haciendo el Ayuntamiento de Cádiz”, señala.

En este mismo sentido, destaca que el actual Equipo de Gobierno “nunca” permanecerá “indiferente ante la injusticia” pese a que haya organizaciones, entidades y figuras políticas que quieran “amedrentar llevando a la justicia este tipo de casos”. “La razón y nuestro corazón están junto a Palestina. Y nuestro compromiso siempre está con los derechos humanos, por eso no vamos a permanecer en silencio mientras ahogan a este pueblo. Seguiremos luchando contra el racismo. Seguiremos peleando por un mundo mejor”, ha remarcado el alcalde de Cádiz para finalizar.

Por su parte, el portavoz de APDHA en Cádiz, Diego Boza, se ha mostrado muy crítico con “la decisión anterior de admitir a trámite la querella en este caso, que no tenía ni pies ni cabeza, y que sólo ha provocado una gran pérdida de tiempo y ha contribuido a colapsar la justicia”.

 

       Cádiz, 20 de diciembre de 2019

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!